domingo, 4 de abril de 2010

Saliendo a la luz

El jueves pasado me planteé poner en marcha un blog donde recoger algunas ideas, pensamientos, reflexiones,… que considere puedan ser de interés para otros.

Al buscar un título al blog encontré ocupadas ya todas las ideas que tenía en la cabeza, y cuando empezaba a pensar en segundas opciones descubrí que ya tenía un blog abierto por mí hace meses y después olvidado.

Su nombre: El Arca. No era exactamente lo que pensaba en este momento, pero realmente también reunía muchos de los sentidos que pretendía darle al sitio. Además, el hecho de que haya sido ahora cuando me surge la idea de sacar a la luz esta iniciativa, después de una larga “gestación”, fue algo que me sorprendió y me convenció de que era el blog adecuado.

Puede parecer un motivo poco serio, pero estas son algunas de las cosas “poco serias” que cada día analizo con más cuidado. Y cada día me llevo más sorpresas, o mejor dicho, cada día me sorprendo menos. Naturalmente, yo nunca afirmaré nada de manera categórica, dejaré todo siempre a la libre interpretación de cada uno, porque si algo he aprendido (y comprobado) es que no hay una única verdad en este orden de cosas. Hablaremos ampliamente sobre ello.

Valga, pues, esta entrada para re-iniciar el blog de El Arca, hoy, 4 de Abril de 2010, domingo de Resurrección casualmente, con las pilas cargadas para llenar de contenido este Lugar de Encuentro que abro, aquí y ahora, a todo el que quiera participar. Porque para eso nace.

Sigamos, juntos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario