martes, 13 de diciembre de 2016

Apuntes para un Nuevo Ciclo

A punto de comenzar un Nuevo Ciclo, una nueva etapa del Camino, me voy a permitir sustituir la típica felicitación de estas fechas, e incluso las reflexiones sobre simbolismos astronómicos o mitológicos otras veces aludidos, por una selección de citas y pensamientos de muy diversas ideologías, culturas y épocas.

Son frases de personalidades bien conocidas, de relevancia en el mundo del pensamiento, en su más amplia acepción, que me han ayudado de alguna forma en la tarea de conformar día a día MI camino de aprendizaje. Y destaco muy intencionadamente lo de “MI camino” porque incluso en esta diversidad no pretendo ser exhaustivo ni excluyente, sino que animo a todos a ser críticos y elegir, consciente y libremente, aquellos apoyos que mejor considere para su progreso particular.

Éstas, como os digo, son sólo algunas estrellitas que han puesto Luz en mi noche, y que siguen brillando en el nuevo día. Ante el despertar de un nuevo ciclo, de una nueva etapa, las dejo aquí sólo por si a alguno le pudiera ser de ayuda, aunque sea para permitirle encontrar otras que se conviertan en sus guías personales, las únicas válidas para cada uno en su personal Camino Iniciático.




“He aquí mi secreto, es muy simple: No se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos”.- El Principito - Antoine de Saint-Exupéry

“Enseñar no es transferir conocimiento, es crear la posibilidad de producirlo”.- Paulo Freire

“Aprendí el silencio de los charlatanes, la tolerancia de los intolerantes, la amabilidad de los groseros. ¿Cómo no estar agradecido a estos maestros?”.- Khalil Gibran

“La verdadera revolución no pasa por cambiar la sociedad, pasa por cambiarnos a nosotros mismos”.-Krishnamurti

“Aquel que sólo tiene un martillo, sólo ve clavos a su alrededor”.- Friedrich Nietzsche

“Si deseas despertar la totalidad de la humanidad, despierta la totalidad de ti mismo.
Si deseas eliminar el sufrimiento en el mundo, elimina todo lo que es oscuro y negativo en ti mismo.
En verdad, el don más grande que tienes para dar es tu propia auto-transformación”.-
Lao Tze 

“Dominar a otros es señal de fuerza. Dominarse a sí mismo es prueba de verdadero poder”.- Lao Tze

“El que sabe no habla, el que habla no sabe”.- Lao-Tze

 “Los mejores maestros son los que te muestran hacia dónde mirar, pero no te dicen qué ver”.- Alexandra K.Trenfor

“No puedes controlar el viento, pero sí las velas de tu nave”.- Proverbio chino

“Aquellos cuyas mentes están fijas en lo externo se encuentran a merced de lo externo”.- Paul Foster Case

“Los hombres inteligentes quieren aprender; los demás, enseñar”.- Antón Chéjov

 “No se trata sólo de tolerar al otro en el sentido de superar la molestia que el otro nos provoca en su diferencia, sino de ir mucho más allá: entender la necesidad que tenemos del otro para conocer al Uno.
Porque al Uno sólo se le conoce desde la multiplicidad. Y sólo después, al final del camino, desde el Uno mismo”.- Muhyiddin Ibn ‘Arabi  

Un viejo indio Cherokee dijo a su nieto: “Hijo mío, dentro de cada uno de nosotros luchan dos lobos. Uno es malvado. Es la ira, la envidia, el resentimiento, la inferioridad, las mentiras y el ego. El otro es benévolo. Es la dicha, la paz, el amor, la esperanza, la bondad, la empatía, la verdad.”
El pequeño pensó un poco y preguntó, “¿Abuelo, qué lobo gana”.
El anciano respondió, “El que alimentas”.

 “Deseé hacer el bien pero no he deseado hacer ruido, porque sentí que el ruido no hacía bien y que el bien no hacía ruido”.- Louis Claude de Saint Martin

“Desgraciados son los que buscan el resultado de sus obras”.- Bhagavad Gita, II-49

“Aquellos que eran visto bailando eran considerados locos por quienes no podían escuchar la música”.-Friedrich Nietzsche

Un sabio paseaba con sus discípulos cuando unas personas comenzaron a reírse de él e insultarlo despectivamente... Pero el sabio se volvió hacia ellos y los bendijo.
Un discípulo le preguntó: ¿Ellos te dicen cosas horribles y tú les respondes con bellas palabras?
El sabio le respondió: Cada uno de nosotros sólo puede ofrecer lo que tiene...
(Cuentos de la Sabiduría Sufí)

“Te advierto, quien quiera que fueres,
Oh! Tú que deseas sondear los arcanos de la Naturaleza, que si no hallas dentro de ti mismo, aquello que buscas, tampoco podrás hallarlo fuera.
Si tú ignoras las excelencias de tu propia casa, ¿cómo pretendes encontrar otras excelencias?
En ti se halla oculto el Tesoro de los Tesoros.
¡Oh! Hombre, conócete a ti mismo y conocerás al Universo y a los Dioses”.
(Oráculo de Delfos)

“Naciste con potencial. Naciste con confianza y bondad.
Naciste con grandeza. Naciste con ideales. 
Naciste con alas. 
No estás destinado a arrastrarte; 
Tienes alas. 
Aprende a usarlas y vuela”.-
Rumi.

“Cien hombres pueden leer un libro bajo la misma lámpara, y sin embargo puede que no todos estén de acuerdo sobre el sentido del texto.
Porque la lámpara ilumina sólo las letras y es el espíritu quien debe adivinar el sentido…”.-
Bulwer-Lytton

“Teme al hombre de un solo libro”.- Tomás de Aquino

“Ser uno mismo en un mundo que pretende constantemente que no lo seas, es el mayor de los logros”.- Ralph Waldo Emerson

“La sabiduría que un erudito intenta comunicar, siempre suena a simpleza. El saber es comunicable, pero la sabiduría no. No se la puede hallar, pero se la puede vivir, nos sostiene, hace milagros: pero nunca se la puede explicar ni enseñar.
Esto era lo que ya de joven presentía, y lo que me apartó de los profesores.”
Siddharta – Hermann Hess


Y   Y   Y

Estas son algunas ideas que me han ayudado en mi camino, pero, recuerda, es MI camino. Para no inducir a equívocos, por favor, considera la idea fundamental que me ha movido siempre: No sigas ciegamente ninguna línea trazada, pero no desprecies tampoco lo que cualquiera te pueda ofrecer.

Puede resultar más difícil de descubrir, pero por eso quizás tenga más valor y más efecto: Hay más enseñanza en lo que nos parece mal en los demás que en lo que vemos bien, y mucha más enseñanza en nuestros propios errores que en nuestros aparentes aciertos.

Observa atentamente, analiza, decide conscientemente y asume con responsabilidad plena las consecuencias. Y aprende. Es TU camino.

Recuerda que “obediencia” viene del latín “ob audire”, que significa “el que escucha”, en referencia última a la propia consciencia. Escucha esa guía interior y síguela, frente al ruido externo de los que aún no se han dado cuenta de que “los mejores maestros son los que te muestran hacia dónde mirar, pero no te dicen qué ver” y que “enseñar no es transferir conocimiento, es crear la posibilidad de producirlo”.

No sigas mis pasos, recuerda a Rumi: Tienes alas. Aprende a usarlas, y vuela!.



lunes, 21 de diciembre de 2015

¡Feliz Solsticio de Invierno!

Al inicio de un nuevo ciclo vuelvo a utilizar esta personal composición gráfica que me sigue resultando tan sugerente.

Seguimos avanzando por esa escalera ascendente, volviendo a pasar una y otra vez por la misma vertical, acumulando experiencias en cada vuelta.

Desde la última vez que puse esta foto, el loto ha crecido. Ha seguido creando belleza a partir del oscuro y cenagoso fondo que le sustenta. No hay nada despreciable allí abajo, mas que a la mirada poco preparada.

No es que la flor de loto sea un milagro, sino que tiene la capacidad de transformar en blanco radiante lo que aparece como rechazable oscuridad a los ojos de la visión dualista del mundo. Si has aprovechado adecuadamente las vueltas ascendidas por la escalera, debes empezar a percibir que no hay un fondo sucio y una flor bella, sino un principio único que se nos presenta de diferentes formas.
Nos toca a nosotros fijar la atención (y quedarnos atrapados) en el fondo pantanoso o en la flor resplandeciente, aunque siempre sabiendo que una parte es inseparable de la otra. Incluso deberíamos hacernos conscientes de que la flor necesita al suelo más que el suelo necesita a la flor… ¿es entonces la flor lo único importante…?

Muchos peldaños han quedado atrás desde la anterior (y más pequeña) flor, y ella ha seguido asimilando y transformando lo que el fondo le proporcionaba. Y ha crecido. Ella sola.
No he tratado de limpiar un suelo que creía feo y sucio, sólo he cuidado que posibles chapoteos no salpicaran de barro los delicados pétalos. Y dejado que la planta siga asimilando lo que ella sabe que tiene que coger para seguir adelante. Yo no he hecho nada, sino dejar que la vida siga, como sólo la Vida sabe.

Desde esta más alta vuelta de la escalera sí que veo cada vez mejor algunas cosas, ha valido la pena el esfuerzo. Además, cada vez me gusta más lo que voy viendo, quizás porque haya comprobado día a día, peldaño a peldaño, que ni el lodo sucio era despreciable, ni la bella flor era lo único importante. Quizás haya empezado a ver que es la Vida lo único que cuenta, que esta incluye fango y flor, y que la Vida está precisamente en la constante transformación de uno en la otra. Y que también es la Vida quien está presente en la vuelta de la flor al lodo cuando llegue su momento, cuando vuelvan a juntarse para empezar de nuevo a generar otro bello loto flotando en la superficie del estanque.

Con el solsticio, la vida (el sol) parece detenerse en su progreso por la bóveda celeste, pero en tres días vuelve a recuperarse y reiniciar un nuevo camino de crecimiento. Así cada ciclo, así cada año, así en el cielo y así en la tierra…

Que el tiempo de solsticio (sol-quieto) sea verdaderamente para todos una gloriosa celebración de la romana fiesta del Sol Invictus, y cada uno recoja los mejores frutos con la maduración de una eterna primavera.

¡Feliz solsticio de invierno!


(Y no olvidemos nunca que aquí todo es Símbolo, aunque a veces no alcancemos a verlo).
Y   Y   Y
Sigamos, juntos.

viernes, 31 de julio de 2015

La belleza del conjunto.

En el jardín de mi casa hay un rosal que hoy luce una rosa blanca preciosa, junto a otras ya algo marchitas. Tiene también tallos verdes y fuertes, junto a otros un poco pasados, y hojas relucientes junto a otras muchas que tiran al marrón. Y muchas espinas.

Le pido al jardinero que cuide el rosal, el rosal completo, no la rosa que hoy luce espléndida, que no es más que una belleza efímera. Aunque el rosal use la rosa para, con su belleza, incitarnos a cuidarlo.

No desprecio las rosas menos radiantes, quizás ya cumplieran su misión, o quizás pudieran ser aún atractivas para otras personas. Ni dejo de admirar los tallos que sujetan las rosas, ni las hojas que captan la luz que necesitan para vivir. Y desde luego valoro las espinas, que sólo defienden al rosal, aunque a algunos ojos puedan parecer agresivas. Cada elemento cumple su función, nada sobra.

Advierto al jardinero frente al error de centrar su atención en las rosas más bellas, en lugar de cuidar el riego y el alimento que nutre a todo el rosal. Las rosas pasarán, pero el rosal debe seguir. A unas rosas que mueran seguirán otras igual de bellas…, si la planta está bien cuidada.

Y además de esa bella rosa blanca, y su rosal completo, en el jardín hay otras magníficas plantas, no sólo está este rosal, ni los otros rosales de otros puntos del jardín. Al final, la belleza del jardín está, precisamente, en esa variedad de plantas y flores. Y en ninguna en concreto.

Quizás porque ya llegué al rosal después de disfrutar la belleza de las otras flores diferentes, hoy admiro con diferente criterio la belleza del conjunto, sin pensar que sólo hay rosas, ni que sólo las rosas merecen atención. Ni siquiera que las rosas merezcan más atención que otras plantas.

La belleza del jardín, en mi personal visión, está en el conjunto armónico y equilibrado de todas las plantas, aunque cada uno, naturalmente, nos sintamos más atraídos por unas flores que por otras. Es la belleza de la diversidad, y eso es lo que pido cuidar al jardinero.

Si sólo has admirado esa rosa blanca, te sugiero levantes un poco la vista y disfrutes de las otras flores. Tal vez así llegues a valorar más la rosa blanca, o tal vez descubras que alguna otra flor te resulta incluso más bella que la primera rosa. En cualquier caso, no dejes de admirar la belleza del conjunto, que ese, y no sólo la rosa, es el jardín para disfrutar.

Sigamos, juntos.